Quinto grado, primera unidad del programa: El Sistema Solar

 

Recomendaciones para dirigir el proceso de enseñanza-aprendizaje y lograr que los escolares cumplimenten los objetivos del programa



Orientaciones para las clases relacionadas con los fenómenos de la luz y los colores


Luego de haber desarrollado los dos primeros subsistemas de clases relacionados con el universo, el Sistema Solar, los diferentes objetos que lo integran, y con el calor y su transferencia, corresponde abordar lo relacionado con la luz, en este primer tema de quinto grado.


Como objetivo fundamental se aspira a que los escolares puedan describir, a partir de la realización de experimentos sencillos, cómo la reflexión, la refracción y la dispersión de la luz permiten ver las cosas, y cómo la luz blanca es el resultado de la combinación de luces de diferentes colores. Esta descripción, como ya se expresó parte de la observación motivada, directa y cuidadosa de los experimentos sencillos que se orientan, o de lo contrario, la apreciación de buenas imágenes.


Existen excelentes ilustraciones de arco iris y de prismas produciendo la dispersión de la luz, pero, como fenómeno apreciable cotidianamente, podemos contar con espejitos, linternas, vidrios gruesos, y con la luz solar, que diariamente nos ilumina. Estos pueden transformarse en medios de enseñanza que colaboren con la labor del maestro como mediador en el aprendizaje de sus educandos.


Inicialmente, se demuestra, mediante sencillas experiencias, cómo la luz se propaga en línea recta. Como aplicación de lo estudiado, se pueden producir sombras a partir de figuras recortadas, o de las manos colocadas en cierta posición, lo cual se ha denominado sombras chinescas. Los alumnos deberán dar una explicación del porqué se producen estas sombras (la manos u otros objetos interceptan el curso de los rayos luminosos).


Un fenómeno en extremo interesante es el de la reflexión de la luz. Se aborda primeramente mediante una conversación que continúe el hilo conductor que se ha estado llevando, acerca del Sol y sus beneficios. Es en este primer acercamiento a los fenómenos luminosos cuando corresponde insistir en la diferencia entre astros de luz propia y astros opacos, como la Luna y los planetas, que reflejan la luz del Sol. Esta es la primera noción de reflexión.


Luego, tenemos que acudir a los espejos, objetos que reflejan completamente toda la luz que incide en su superficie. Los niños pueden jugar con los espejitos de mano; verse unos a otros, reflejar la luz hacia una pared, en fin, trabajar con los objetos, que es la actividad inicial en todo proceso de aprendizaje: el manejo de los objetos a los que podamos sacar provecho.


De esta actividad se pasa a las conclusiones parciales: la imagen producida por un espejo plano es virtual, ya que no la podemos proyectar sobre una pantalla, tiene el mismo tamaño que el objeto y se encuentra a la misma distancia del espejo que el objeto reflejado.


Los alumnos habrán observado también que la parte derecha de la imagen corresponde a la parte izquierda del objeto y viceversa. Esto se llama inversión lateral, aunque no se les da a ellos esta denominación. Como todo aprendizaje debe ser aplicado a la vida real y cotidiana, se solicita ejemplos de la aplicación de estas propiedades de los espejos.


Cuando la luz incide sobre un cuerpo, éste la devuelve al medio en mayor o menor proporción según sus propias características. Este fenómeno se llama reflexión y gracias a él podemos ver las cosas. Se reflexiona con ellos, acerca del porqué, si la luz entra por una ventana del aula solamente, la pared que sostiene esta misma ventana se puede ver. Se darán cuenta que dentro del aula se producen muchas reflexiones, porque cada objeto refleja la luz que recibe.


Los alumnos más ágiles y observadores podrán percatarse de muchos más detalles que los demás. A ellos, el maestro puede proporcionar más información o dirigir su curiosidad hacia una enciclopedia que los satisfaga. Por ejemplo, se darán cuenta que no todos los cuerpos se comportan de la misma manera frente a la luz que les llega, pues en algunos cuerpos como los espejos o los metales pulidos podemos ver nuestra imagen, pero no podemos "mirarnos" en una hoja de papel. Esto se debe a que existen dos tipos de reflexión: la reflexión especular (la de los espejos) y la reflexión difusa. En el caso de esta última, los rayos son reflejados en distintas direcciones debido a la rugosidad de la superficie. Esta es la razón por la cual la Luna no se comporta como un espejo plano.


Para estos niños y niñas es conveniente que se realice este pequeño esquema de la reflexión:

esquema-reflexin


La normal es una perpendicular que se traza sobre la superficie de reflexión. El rayo incidente y el rayo reflejado, forman ángulos iguales con respecto a esta normal.


Siguiente

Comentarios


Deja un comentario