Propiedades curativas de algunas plantas medicinales
baenr plan medi 2

Autora: MsC María de los Ángeles Castro Balberis

Las propiedades de las plantas medicinales se han utilizado desde tiempos prehistóricos y se ha convertido en una de las formas más extensivas de hacer medicina. Lo anterior permitió un auge extraordinario de la industria farmacéutica. Es abundante la cantidad e plantas que existen que son utilizadas en la medicina. Es necesario conocer que órganos de la planta presenta los principios activos y cuál es la forma de preparación.

Las preparaciones más frecuentes:
  • Infusión: calentar agua y añadir la parte de la planta necesaria en el primer hervor. Seguidamente se aparta del fuego, se tapa y se deja reposar unos minutos. La infusión una vez hecha no debe hervir. Se suele preparar con las partes jóvenes de la planta, como hojas, flores y semillas.
  • Decocción: proceso por el cual la planta se hierve en agua durante un periodo de tiempo determinado. Se usa este procedimiento con las partes más duras, como corteza, hojas coriáceas, raíces y tallos.
  • Reducción: si la cocción se lleva a cabo durante más de 20 minutos, se produce la reducción. Se emplea para principios activos que resisten el calor y de los que se necesita, por su escasa proporción, una mayor concentración.
  • Maceración: consiste en dejar reposar las plantas en agua fría durante algunas horas. Sirve para extraer principios activos inestables frente al calor pero solubles en agua.
  • Tintura o vinos medicinales: es la maceración hecha en alcohol y normalmente lleva una parte de la planta por cinco de alcohol. Se usa si los principios activos no se disuelven bien en agua o son de sabor desagradable, empleándose generalmente plantas secas. Son muy conocidos los vinos de quina o el aguardiente de endrino (pacharán).
  • Jarabes: son disoluciones de azúcar en agua a las que después se les añade la planta.
  • Zumo: directamente se trituran las plantas frescas y luego se tamiza el líquido.
  • Aceites medicinales: al igual que el alcohol, el aceite es otro de los disolventes más usados. De hecho hay ciertas plantas que transfieren mejor sus principios activos al aceite. Son los más utilizados para uso externo (friegas, masajes o untes).
  • Pectorales y antitusivas: fárfara (Tussilago farfara), amapola (Papaver rhoeas) y malva.
  • Tónicas y digestivas: la salvia, el orégano, el poleo, la hierba luisa, la genciana, la angélica o el ajenjo.
  • Abortivas: corona del rey, sabina, tejo o azafrán.
  • Laxantes: el acebo, el algarrobo, la cuscuta o el polipodio.

Comentarios


Deja un comentario