Orientaciones para desarrollar la Unidad 2: La Tierra y su satélite la Luna

Esta segunda unidad del programa de quinto grado sienta las bases para posteriores conocimientos de Física y de Geografía General, de ahí su enorme importancia.

Sus principales objetivos son:

  • Identificar la esfera geográfica y los mapas como representaciones cartográficas de la Tierra; interpretar la información de esferas y mapas, así como leer los mapas de forma elemental.
  • Describir la forma de nuestro planeta; ejemplificar la atracción de los cuerpos hacia el centro del planeta y argumentar la importancia de la fuerza de gravedad para la vida en este.
  • Comparar los movimientos de la Tierra (se refiere a los de rotación y traslación); explicar sus consecuencias a partir de ejemplos concretos, así como reconocer datos acerca de las estaciones del año.
  • Definir paralelos, meridianos y hemisferios y localizarlos en esferas y mapas; explicar que los círculos principales de la esfera geográfica están determinados por las zonas de iluminación, y explicar las consecuencias de la existencia de estas tomando en cuenta la inclinación del eje terrestre.
  • Identificar a la Luna como único satélite natural de la Tierra; observar sus fases; describirlas, así como argumentar la influencia que ejerce la Luna sobre la Tierra.
  • Reconocer los tipos de eclipses.

Como se aprecia, están muy relacionados los objetivos entre sí. No obstante, se puede definir con claridad que en esta unidad del programa existen dos subsistemas de contenidos bien definidos: los que se relacionan con la Tierra y sus representaciones y los que se refieren al breve estudio que se realiza de nuestro satélite natural.

Un último objetivo está redactado de la siguiente forma:

Identificar y describir las esferas terrestres, así como argumentar, mediante ejemplos de la vida diaria, la interrelación entre estas.

Este objetivo ha de ser alcanzado completamente a lo largo del estudio de las diferentes esferas terrestres, pues hace referencia a las interacciones entre la atmósfera de la Tierra, su hidrosfera, la litosfera o parte sólida del planeta y la biosfera o esfera de la vida. En esta Unidad se hace alusión a la existencia de esas denominadas esferas terrestres y se anuncia su estudio sistemático, a lo largo del programa de la asignatura en el grado.

Los objetivos recién mencionados responden a los siguientes contenidos:

2.1 La Tierra, una gran esfera azul

2.1.1 ¿Por qué caen las cosas?

2.1.2 La esfera geográfica y el mapa

2.2 Una nave cósmica natural: La Tierra

2.2.1 ¿Por qué hay días y noches?

2.2.2 Las estaciones del año, sus períodos

2.2.3 Los círculos de la esfera geográfica, los hemisferios

2.3 La Luna, compañera inseparable de la Tierra

2.3.1 La Luna cambia de apariencia, su influencia

2.3.2 Los astros se ocultan

En relación con las actividades prácticas y experimentos que se piden en el programa, es bueno recordar que pueden desarrollarse preferentemente en el aula, durante las clases. Se han dividido en trabajos prácticos y demostraciones. Los primeros son ideales para desarrollar habilidades generales y prácticas de la asignatura y el segundo grupo está destinado a que el maestro los desarrolle mientras imparte la clase, aunque, no está de más que se auxilie del trabajo de los monitores o de los pioneros más ágiles y entusiastas.

Trabajos prácticos:

Orientarse por los puntos cardinales.

Dibujar un sistema de símbolos.

Leer los símbolos del mapa económico de Cuba.

Clasificar los mapas del atlas en generales y específicos.

Localizar en el mapa diferentes capitales y ciudades de países al norte y al sur del Ecuador y al este y al oeste del meridiano de Greenwich (se pronuncia grinich).

Determinar la distancia real (aproximada) entre dos ciudades seleccionadas, utilizando la escala gráfica del planisferio que aparece en el atlas.

Orientarse en el terreno mediante la brújula.

Buscar láminas e ilustraciones que representen las características de la naturaleza en las distintas estaciones del año.

Observar la Luna, e identificar la fase en que se encuentra (observación nocturna preferentemente, destinada a ser dirigida por la familia).

Demostraciones:

Fuerza de gravedad de la Tierra.

Sucesión de los días y las noches. Con la presencia de una esfera iluminada por un lado o con el auxilio de imágenes en la computadora.

Movimientos de la Tierra. Con el auxilio de la esfera geográfica, sin moverla de lugar, solamente haciéndola rotar en el caso de la rotación y mediante un esquema en la pizarra o una presentación de diapositivas en el caso de la traslación.

Eclipse solar y lunar. Es preferible que los propios alumnos dibujen el cono de sombra y los astros que participan.

 

Recuérdese que esta Unidad es ideal para hacer desechar falsas creencias y concepciones y que despierta muchas interrogantes, producto de legítimas inquietudes propias de la edad.

 

Todos estos elementos del proceso de enseñanza-aprendizaje, confluyen para que se desarrollen las siguientes habilidades:

  1. Orientarse en el terreno
  2. Manejar la brújula, así como otros métodos de orientación, mediante el Sol, la vegetación parásita de los árboles, las cuevas de hormigas y bibijaguas, entre otros.
  3. Ejemplificar situaciones cotidianas en las que la fuerza de gravedad es determinante.
  4. Argumentar acerca de las ventajas que ha propiciado el desarrollo tecnológico en los descubrimientos acerca de la Tierra y la Luna.
  5. Explicar por qué, aunque la Luna realice un movimiento de rotación sobre su eje, solamente vemos una parte y siempre la misma de este astro (59%).

 

Ciertas recomendaciones deben ser útiles para los docentes que desarrollan por primera vez este programa, al igual que refuerzan la orientación de los que ya poseen cierta experiencia en su impartición:

  • Debe ser muy cuidadoso al utilizar la esfera (medio de enseñanza muy útil), al hacerla girar siempre de oeste a este, en el mismo sentido de la rotación del Planeta.
  • Tendrán una oportunidad formidable de salir de mini-excursión por el barrio con sus escolares, haciendo que se fijen bien en los lugares cercanos, para después, una vez de regreso al aula, sean capaces de dibujar un plano con las representaciones de los lugares visitados.
  • Si no se cuenta con una brújula (y aún si se tiene una a mano) es preciso aludir a todos los restantes métodos para lograr una orientación efectiva en el terreno.
  • Se deberá insistir en que las causas de las estaciones del año son varias que confluyen: la inclinación del eje terrestre, su paralelismo (siempre está inclinado sobre el mismo lado) y la traslación de la Tierra alrededor del Sol.
  • No debe escatimarse tiempo para contar interesantes relatos a los alumnos acerca de los descubrimientos de los hombres de ciencia de la antigüedad, en relación con la confección de mapas, cómo concebían la representación terrestre, cómo fueron haciendo nuevos descubrimientos y los avances actuales gracias a los adelantos tecnológicos.
  • Los trabajos prácticos ofrecen oportunidad para evaluar a los escolares de manera sistemática (con calificación otorgada).

 

Comentarios


Deja un comentario