¡NO A LA CARIES DENTAL!

M. Sc. Ana Luisa González Villegas


caries

La caries dental es una enfermedad destructiva de las estructuras anatómicas del diente.
La susceptibilidad a la caries es mayor en los niños que en los adultos debido a que el diente al brotar no ha alcanzado el grado de mineralización adecuado.
Tres medidas básicas contribuyen a preservar una dentadura sana, el empleo del flúor, la higiene bucal (cepillarse correctamente después de cada comida) y la dieta. En cuanto a esta última, recordemos que el sustrato necesario para los microorganismos que producen caries son los azúcares, por lo que su ingestión frecuente es muy dañina.

Prevención
Medidas dietéticas

Tienen como objetivo disminuir la materia prima (azúcares) sobre la que actúan las bacterias. Las medidas a aplicar incluyen:
• Disminuir la frecuencia de exposición a azúcares, en lugar de reducir la cantidad total de los mismos.
• Evitar alimentos que se peguen a los dientes (chicles, caramelos blandos, etc.), por su permanencia prolongada en las superficies masticatorias.
• Evitar en los lactantes, el contacto prolongado de los dientes con la tetina de los biberones (no más de 15-20 minutos por toma).
• Evitar biberones nocturnos o en la siesta. No endulzar chupetes con miel o con azúcar.
• No ofrecer zumos de frutas en biberón.
• Promover la ingesta de alimentos ricos en fibra (guayaba, zanahorias, etc.).

Higiene dental
Los padres han de asumir la responsabilidad de la higiene bucal hasta que el niño adquiera suficiente destreza.
El cepillado dental debe iniciarse tan pronto como aparezcan los primeros dientes. Se utilizará un cepillo dental de tamaño apropiado (celdas duras) según la edad y se seguirá una técnica de cepillado correcta.

Comentarios


Deja un comentario