TEMA: Continuamos ayudando a nuestros hijos


Autora: Dra. C. Adania Guanche Martinez

Por: Santa Guzmán Fleites

En un comentario anterior hacíamos referencia a algunos artículos que tenemos en casa y que usted puede emplear para refrescar los conocimientos de las ciencias de la naturaleza que poseen sus hijos o hijas.Hoy podemos continuar en este mismo tema dándoles otros ejemplos.
Si tenemos en casa un termómetro clínico y disponemos de algunos minutos para conversar
termmetro
con el niño o niña, le sugiero que le pregunte cuáles son las partes de que se compone este instrumento. Verá que él o ella se da cuenta que tiene un bulbo donde está situada la sustancia termométrica, que generalmente es un metal líquido denominado mercurio o azogue. Este material se prolonga por el interior de un tubo cerrado situado delante de una escala pintada encima de un dispositivo fijado en el interior de otro tubo de vidrio que encierra todo el sistema. Ahora bien, pregúntele al escolar cómo funciona este termómetro, por qué se denomina así y cuál es el nombre de esta escala que señala las temperaturas.
De este modo, usted se dará cuenta de lo que conoce realmente
el niño o niña y qué conocimientos ha olvidado. Con esta sencilla plática, que no le llevará mucho tiempo, comprobará los conocimientos asimilados por el escolar y contribuirá a su educación desde el hogar.trompoOtro ejemplo de objeto que se presta para comprobar cuánto ha aprendido el niño o niña en las clases de ciencias, es el trompo. Si su hijo tiene un trompo pruebe a preguntarle los tipos de movimientos que este realiza cuando se le “baila”. Converse con el niño o niña para ver si recuerda qué otro cuerpo desarrolla estos movimientos de rotación y traslación. A continuación puede continuar hablando de su eje, ¿cuál es el eje del trompo? ¿Podría compararse con el del planeta Tierra?
Mire cuántas preguntas pueden surgir de esta sencilla conversación. Seguramente ayudará al maestro, pues hará que el niño o niña rememore conocimientos recién asimilados en la escuela. Usted puede continuar conversando con él o ella acerca de otros cuerpos celestes y de sus movimientos
alrededor del Sol, si se refiere a planetas, o alrededor de los planetas si se está hablando de satélites.
Demuéstrele a su hijo o hija que las ciencias de la naturaleza se ponen de manifiesto en cualquier lugar y que usted lo apoya en sus nuevos conocimientos. Verá cómo se estimula
a seguir aprendiendo.

Comentarios


Deja un comentario