imagen_del_agua












Tema: El agua. Hidrografía


Autora: Dra. C. Adania Guanche Martínez
Por: Lic. Santa C Guzmán Fleites

Estimado maestro: sabemos que en muchas ocasiones no puedes responder algunas preguntas curiosas que formulan tus escolares. Aquí te presentamos algunos conocimientos acerca del agua, desde los puntos de vista físico, químico, biológico y geográfico. Esperamos que estas “pinceladas” de contenidos te sean útiles y te actualicen sobre cuestiones que se transforman día a día.

Hidrología

La hidrología es una ciencia que estudia el agua en la Tierra, sus reacciones físicas y químicas con otras sustancias naturales y artificiales, así como su relación con la vida en el planeta. La denominación de esta disciplina científica procede del prefijo hidro, que significa agua.

La hidrosfera y sus relaciones con las restantes esferas

La hidrosfera es el conjunto de todas las aguas del planeta, tanto dulces, como salobres. Está en constante movimiento y se vincula con las restantes esferas de la Tierra, según veremos en los ejemplos que se presentan a continuación y en otros que puedes discutir con los escolares.

El agua está presente en la parte superior del suelo, donde se adhiere a sus partículas. A esta agua se le denomina “agua ligada” por tener características diferentes de las del agua “libre”.

El agua se acumula en los intersticios de las rocas, debajo de la superficie terrestre, formando depósitos de agua denominada subterránea, que pueden llegar a abastecer muchos pozos y formar manantiales, así como mantener el flujo de algunos pequeños arroyos durante los periodos de sequía.

El agua es el componente principal de la materia viva, pues se considera que constituye del 50 al 90% de la masa de los organismos vivos, cuyo protoplasma, (materia básica de las células vivas) consiste en una disolución de grasas, carbohidratos, proteínas, sales y otros compuestos químicos similares, en agua, de modo que tienen una dinámica que caracteriza la vida, denominada metabolismo.

El agua actúa como disolvente, pues la mayoría de las sustancias son hidrosolubles. Por otra parte, el agua transporta, combina y descompone químicamente esas sustancias. La sangre de los animales y la savia de las plantas, por solo citar dos ejemplos, contienen una gran cantidad de agua, la cual interviene en el transporte de los alimentos y en la expulsión de los desechos de estos organismos.

Sabemos que existe agua en la atmósfera en forma de vapor de agua, el cual se mide en términos de humedad relativa, que es la relación que existe entre la cantidad de vapor de agua en el aire a una temperatura dada, con respecto a la máxima proporción que este puede contener a esa misma temperatura.

Constantemente se produce vapor de agua, por evaporación, en la superficie terrestre y en las masas de agua, así como gracias al proceso de transpiración de los seres vivos, en especial de los organismos vegetales. Este vapor circula por la atmósfera y, al condensarse bajo ciertas condiciones, forma las nubes, y es la misma agua que se precipita en forma de lluvia o nieve. Este es el ciclo hidrológico, acerca del cual abundaremos más adelante.

Una parte del agua infiltrada constituye la humedad del suelo, y puede evaporarse directamente o bien, penetrar en las raíces de las plantas y ser transpirada más tarde por las hojas. Otra porción de agua precipitada al suelo se filtra hacia abajo y se acumula en la llamada zona de saturación, y así es que forma un depósito de agua subterránea, cuya superficie se conoce como nivel o manto freático.

imagen_del_agua_1El aire que viene cargado de humedad, al chocar contra una barrera montañosa, en esa misma ladera expuesta al viento, denominada de barlovento, produce lluvias más abundantes que en la de sotavento, situada en el lado opuesto. Así es que notamos en muchas cordilleras que una de sus laderas es muy húmeda y la opuesta es muy seca.

Cada vez se reconoce más a los océanos como fuentes de alimentos, además de ser reguladores del clima. Sin embargo, a pesar de los progresos de la ciencia marina en estos últimos siglos, los científicos tienen relativamente pocos conocimientos sobre las poblaciones y los procesos del océano. Además, existe una explotación indiscriminada de las especies marinas, por medio de un tipo de pesca que se produce con explosivos, lo cual acaba con los corales y mata a especies completas que habitan en las zonas donde inciden estas prácticas criminales. Es necesario sensibilizar a nuestros educandos para que repudien todo lo que pueda atentar contra la naturaleza, y conozcan estas acciones vandálicas.

Comentarios


Deja un comentario