Baner_de_plantas_con_flores

Tema: “Las plantas con flores”. Disección de la flor

Autora:Dra. C. Adania Guanche
Por: Santa C Guzmán Fleites

Ideas esenciales

La unidad “Las plantas con flores” resulta interesante para los escolares, en la medida en que el maestro sea capaz de motivar a los alumnos con elementos novedosos, entre los cuales se cuenta fundamentalmente la disección de la flor, como trabajo práctico que se recomienda especialmente para esta unidad.

Al respecto, es preciso esclarecer todos los aspectos metodológicos que son inexcusables y reafirmar algunos elementos del contenido de enseñanza, todo lo cual constituye el objetivo de este trabajo.

Identificar las características esenciales de las plantas con flores como organismos, a partir de ejemplos dados es el objetivo fundamental de esta unidad del programa de sexto grado. Para ello, es preciso hacer referencia a la presencia de las flores y los frutos, estos últimos como consecuencia del proceso de fecundación.

La flor, como estructura de reproducción sexual de las angiospermas, se puede considerar como una "rama" modificada, que surgió de una yema (igual que cualquier otra rama) especifica, que es la yema floral. Por tanto, no se debe decir que la flor es un órgano.

Hay una serie de imágenes que se pueden rememorar a partir de las tele-clases, acerca de las flores, su estructura, los colores de sus corolas; de los órganos de las Angiospermas, del traslado del polen por medio de insectos, del viento y del agua. Sin este proceso de polinización, no se produce la fecundación y por ende, no se desarrolla el fruto, por tanto, este aspecto del contenido debe ser reforzado.

La disección de la flor es una de las tareas más interesantes que debe ser realizada en el aula, en aras de mostrar sus estructuras, pero al maestro corresponde estar muy bien preparado y documentado para dirigirla correctamente.

Primeramente, debe conocer que al hacer la disección de la flor los verticilos se encuentran en el siguiente orden, de afuera hacia adentro: el cáliz, hojuelas verdes que reciben el nombre de sépalos; la corola, constituida por hojas transformadas llamadas pétalos que presentan generalmente vistosos colores; el androceo, formado por estambres, filamentos que presentan en sus extremos un abultamiento llamado antera, dentro de la cual nacen los granos de polen y el gineceo o pistilo que comprende el estigma, el estilo y el ovario.

El cáliz y la corola son estructuras protectoras y su conjunto recibe el nombre de perianto. El androceo y el gineceo contienen los elementos sexuales de la planta.

Existen diferentes tipos de flores atendiendo a sus características. Cuando la flor presenta todos los verticilos se le denomina completa, si falta uno de ellos es incompleta. Es preferible llevar al aula flores completas.

Cuando los sépalos están libres el cáliz se denomina dialisépalo; es gamosépalo si los sépalos están soldados. En el caso de la corola sucede lo mismo, se llama dialipétala si sus pétalos se encuentran separados y gamopétala si están soldados en una sola pieza. Cuando en una flor existe uno solo de estos verticilos, pero no se puede distinguir si es un cáliz o una corola, se denomina perianto y las piezas reciben el nombre de tépalos. Se dice entonces que es una flor en perigonio, como en la azucena.

Las anteras al extremo de los filamentos presentan el aspecto de pequeños sacos con dos abultamientos, separados por un tabique membranoso llamado conectivo. En el interior de las anteras se encuentran las celdas o tecas donde se alojan los sacos polínicos, que contienen los elementos fecundantes o granos de polen. El polen queda libre y sale al exterior al producirse la dehiscencia (apertura) de la antera. Los granos de polen son células vivas, generalmente de forma esférica. Su color es con frecuencia amarillento. El grano de polen tiene dos cubiertas: la externa llamada exina es gruesa y lleva en su superficie puntos especiales por donde sale el tubo polínico y la membrana interna llamada intina es delgada, flexible y contiene celulosa; en su interior se aloja una masa de citoplasma muy denso y dos núcleos desiguales: uno grande, el núcleo vegetativo y el otro pequeño, el núcleo generador que dará origen a los elementos reproductores o anterozoides.

En los pistilos que forman el gineceo, el estigma es la parte glandulosa que aparece en el extremo libre del pistilo. Secreta diversos líquidos azucarados según la especie del vegetal; el estilo es la porción alargada que nace del vértice del ovario y puede ser hueco o esponjoso; el ovario es la parte inferior y gruesa que descansa en el receptáculo y contiene los rudimentos seminales.

FLORPara realizar la disección de las flores deben seleccionarse aquellas cuyos verticilos florales sean fácilmente visibles e identificables, como es el caso de la orquídea silvestre o casco de buey (como se le conoce vulgarmente) o de otra flor que reúna las características en tamaño, forma, color y estructura, tales que permitan efectuar la separación de sus partes con la aguja enmangada o con el bisturí, su observación y la correspondiente esquematización.

Se debe disponer de una aguja enmangada, o sea, con mango, que se puede fabricar artesanalmente. Además, se debe contar con un bisturí o cuchilla, para manejarla con la debida precaución. Muchas de las acciones de separación de las estructuras se pueden hacer con los dedos, con lo cual se gana en el perfeccionamiento de la habilidad correspondiente.

Se comienza separando el cáliz y después la corola, cuyas piezas se colocan separadas en una cartulina o cartón. Luego se identifica el androceo, que es el conjunto de estambres. Se conocen por tener las anteras grandes y casi siempre abiertas, dejando el polen al descubierto. En el centro se localiza el gineceo, que consta de estigma, estilo (que a veces es muy fino) y el ovario, que se ve abultado. Se puede abrir con una cuchilla, para ver sus óvulos. En la cartulina se colocan estas tres partes (estigma, estilo y ovario) en el centro. Se dejan espacios para escribir los nombres de las estructuras.

Al efectuar esta actividad es preciso que todo diseño tenga los señalamientos de sus partes constituyentes, como se puede ver en la imagen. Es importante que se escriba también el nombre del pedúnculo, palabra que quiere decir pequeño pie, como tallito que sostiene la flor en el tallo principal.

Un aspecto de importancia también lo es la comparación de sus trabajos con las ilustraciones de los libros o las láminas empleadas como modelos.

Comentarios


Deja un comentario